Recuperar el sueño podría revertir el riesgo de diabetes tipo 2 vinculado con la pérdida de sueño, según un estudio

Pero la investigación es preliminar y solo incluyó a un pequeño número de hombres jóvenes sanos, anotaron los expertos

healthfinder.gov

Aunque investigaciones anteriores advierten de que la privación de sueño podría aumentar el riesgo de diabetes tipo 2, un nuevo estudio sugiere que “recuperar” el sueño podría revertir ese riesgo, al menos a corto plazo.

Dormir poco durante la semana con la idea de dormir mucho durante el fin de semana es un patrón común en Estados Unidos, según los autores del estudio. E investigaciones anteriores han sugerido que dormir solo cuatro o cinco horas por noche puede aumentar el riesgo de diabetes tipo 2 en casi un 20 por ciento.

Pero el nuevo estudio insinúa que el riesgo podría revertirse con apenas dos días de sueño adicional.

“Tengo que decir que este es un estudio controlado pequeño a muy corto plazo en que solo participaron hombres sanos”, dijo la autora líder del estudio, Josiane Broussard, profesora asistente de investigación del Laboratorio del Sueño y la Cronobiología de la Universidad de Colorado, en Boulder.

“En la vida real, uno perdería sueño todas las semanas, así que no sabemos si recuperar el sueño puede ofrecer este tipo de mejora del riesgo en ese contexto. Pero la moraleja de este trabajo es que, al menos en términos del riesgo de diabetes, parece que uno no esté condenado necesariamente si pierde sueño”, dijo Broussard.

Los hallazgos del estudio aparecen en la edición en línea del 18 de enero de la revista Diabetes Care.

Inicialmente, a 19 hombres jóvenes sanos y delgados se les permitió dormir hasta 8.5 horas por noche (entre las 11 p.m. y las 7 a.m.) durante cuatro noches consecutivas en un laboratorio del sueño. Durmieron en promedio 7.8 horas por noche, dijeron los autores del estudio.

El periodo “normal” de sueño de cuatro días se siguió con una prueba de tolerancia a la glucosa, para ver el riesgo usual de diabetes de los jóvenes.

Entonces, se asignó al mismo grupo a un horario de privación del sueño controlado en el laboratorio. Cada voluntario solo pudo dormir 4.5 horas por noche (entre la 1 a.m. y las 5:30 a.m.) durante cuatro noches consecutivas. Tras las cuatro noches, se sometieron a otra prueba de tolerancia a la glucosa. En promedio, los hombres durmieron 4.3 horas por noche, dijeron los investigadores.

Después de ese periodo, los hombres recibieron dos días de “recuperación” del sueño. Se les permitió dormir hasta 12 horas en el primer día de recuperación (de las 10 p.m. a las 10 a.m.) y hasta 10 horas de sueño en el segundo día de recuperación (de las 10 p.m. a las 8 a.m.). Después de ese horario de sueño se hicieron una prueba de glucosa (azúcar en sangre). En promedio, los hombres durmieron 9.7 horas por noche.

El estudio mostró que los hombres experimentaron una reducción del 23 por ciento en la sensibilidad a la insulina, en comparación con los niveles normales, tras cuatro días de dormir poco. De forma similar, una medida clave del riesgo de diabetes llamada “índice de disposición” (que se basa en la interacción entre la sensibilidad a la insulina y la respuesta aguda de insulina al azúcar en sangre) también se redujo en un 16 por ciento tras la restricción del sueño.

Pero las pruebas tras dos días de recuperación del sueño mostraron que tanto los niveles de sensibilidad a la insulina como el índice de disposición repuntaron completamente después de recuperar el sueño, apuntaron los investigadores.

Los investigadores concluyeron que la recuperación del sueño podría revertir el impacto negativo a corto plazo de la pérdida de sueño sobre el riesgo de diabetes, al menos en hombres jóvenes por lo demás sanos.

“En realidad no se sabe si un prediabético o una persona con sobrepeso se recuperaría”, advirtió Broussard. “Y aunque plantearía la hipótesis de que las mujeres (que también sufren deterioro cuando se ven privadas de sueño) también mejorarían, podría haber una diferencia en su grado de mejora. Este estudio plantea muchas más preguntas de las que contestamos”.

Frank Scheer, profesor asociado de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard y neurocientífico del Hospital Brigham and Women’s, en Boston, se hizo eco de ese punto.

“Este es uno de los primeros estudios bien controlados sobre los efectos de la recuperación del sueño en la regulación del control de la glucosa, usando un diseño relevante de restricción y recuperación del sueño durante la semana y el fin de semana”, comentó.

Pero añadió que “se necesitan estudios de seguimiento para evaluar si la recuperación del sueño en el fin de semana es igual de efectiva cuando el horario de sueño restringido durante la semana ocurre de forma repetida, semana tras semana, como nos pasa a muchos”.

Además, dijo Scheer, el estudio se hizo con gente sana, así que será importante ver si los resultados son similares en personas con prediabetes o diabetes tipo 2, o en personas con trastornos crónicos del sueño.

{ Comments on this entry are closed }

 

Simplemente comer menos grasas podría reducir el riesgo de diabetes

Estudio define a los cambios dietéticos, no a la pérdida de peso, como el factor clave

Perder peso podría no ser necesario para reducir el riesgo de diabetes, expone un estudio reciente.

En cambio, pequeños cambios en la dieta pueden hacer una gran diferencia en el riesgo, aún sin pérdida de peso, y particularmente entre personas de raza negra.

Para el estudio, publicado en línea el 18 de mayo en la revista American Journal of Clinical Nutrition, los investigadores pusieron a dieta a 69 personas con sobrepeso y en riesgo de diabetes durante ocho semanas, con sólo pequeñas reducciones en su consumo de grasas y carbohidratos. Aquellos en el grupo con menos grasa consumieron una dieta compuesta de 27 por ciento grasa y 55 por ciento carbohidratos. La dieta baja en carbohidratos consistió en 39 por ciento grasa y 43 por ciento carbohidratos.

“A las ocho semanas, el grupo de la dieta baja en grasas tuvo significativamente más secreción de insulina y una mejor tolerancia a la glucosa, además de una tendencia a mayor sensibilidad a la insulina”, dijo en un comunicado de prensa Barbara Gower, autora principal del estudio y profesora de Ciencias de la Nutrición en la Universidad de Alabama en Birmingham. Los hallazgos fueron descritos como más acentuados en los participantes negros.

“Estas mejoras indican un menor riesgo para la diabetes”, dijo Gower.

Sorprendentemente, agregó, los participantes del estudio se encontraron con menor riesgo de la enfermedad, independientemente de si perdieron peso.

“Las personas tienen dificultad para bajar de peso”, añadió Gower. “Lo importante de nuestro estudio es que los resultados sugieren que la atención a la calidad de la dieta, no la cantidad, puede hacer una diferencia en el riesgo de diabetes tipo 2.”

Limitar la ingesta de grasa al día a cerca de 27 por ciento en la dieta puede disminuir el riesgo de diabetes a largo plazo, concluyó el estudio.

Los investigadores señalaron que los cambios dietéticos necesarios son mínimos y, por tanto, manejables.

“Las dietas utilizadas en este estudio fueron, de hecho, bastante moderadas”, dijo Laura Lee Goree, una dietista en la universidad y coautora del estudio, en un comunicado de prensa. “Las personas en situación de riesgo para la diabetes podrían fácilmente adoptar las dietas bajas en grasa que utilizamos.”

 

{ Comments on this entry are closed }

Diabetes tipo 2: Prevención y nuevos tratamientos

by diabetes diabetis on 16/12/2015

in Diabetes

 

Diabetes tipo 2: Prevención y nuevos tratamientos

dmedicina.com

Según la Organización Mundial de la Salud, en el mundo hay más de 347 millones de personas con diabetes, de las cuales el 90 por ciento padecen diabetes tipo 2. Se calcula que en el año 2014 la prevalencia de la diabetes fue del nueve por ciento entre los adultos mayores de 18 años y que esta enfermedad será la séptima causa de mortalidad en 2030. Aunque la tecnología y los avances médicos en este campo han mejorado considerablemente el tratamiento de los pacientes con diabetes, se puede ver cómo los casos aumentan entre población cada vez más joven.

Uno de los avances médicos más importantes en el tratamiento de la diabetes tipo 2 es la creación de nuevas moléculas y dispositivos de administración (jeringas desechables), que cada vez son más fáciles de administrar y cuyas dosis pueden espaciarse más en el tiempo. Esteban Jódar, jefe del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Quirón, en Madrid, afirma al respecto que la principal diferencia entre la nueva generación de moléculas y las anteriores es que “la dulaglutida tiene una serie de modificaciones, como una mayor duración de su efecto, por lo que sólo se debe utilizar una vez por semana, además de tener una reducción de la potencial inmunogenicidad, lo que hace que el organismo no produzca anticuerpos”. Además, según Jódar, “anteriormente los pacientes debían reconstituir el fármaco, es decir, juntar la parte líquida y la sólida de la medicación antes de inyectárselo, algo que no pasa con la diaglutida”.

Además de la nueva composición de los fármacos, uno de los nuevos avances de los medicamentos para la diabetes tipo 2 es el formato. En la actualidad, con la diaglutida los pacientes no ven la aguja, algo que Jódar define como “muy positivo, tanto para el paciente como para el médico” ya que, según explica, “cuanto más dependa del paciente la administración del fármaco, mayor es el riesgo de error, además de la desventaja que tenían aquellos pacientes con fobia a las agujas”. El experto afirma que esta nueva generación de fármacos hace que “simplemente haya que sacar la jeringa de la caja, quitar un protector de manera muy sencilla (lo que lo convierte en idóneo para personas con problemas de movilidad articular en la mano), desbloquearlo y administrarlo. Esto permite que el especialista tenga garantías de que la inmensa mayoría de los pacientes van a utilizar el dispositivo de forma correcta, problema que no es precisamente pequeño en el tratamiento de la diabetes”.

Cómo prevenir la diabetes

En los últimos años, destaca Jódar, la diabetes se ha empezado a extender cada vez más entre la población joven, algo que el especialista achaca a la modificación de los hábitos de vida, “que cada vez son menos saludables”. El experto afirma que las nuevas generaciones “son mucho más sedentarias, es decir, casi no practican ejercicio físico, y comen peor, ingiriendo alimentos que elevan el riesgo de sufrir diabetes, como los azúcares simples y las grasas saturadas”. Según Jódar, “este estilo de vida provoca cada vez más casos de obesidad y acumulación de grasa abdominal, un factor de riesgo muy importante para la diabetes, por lo que estas generaciones están presentando estos problemas alrededor de los 40 años y, en algunos casos, antes”.

Prevenir la diabetes tipo 2, asegura Jódar, pasa por modificar los hábitos y adoptar un estilo de vida saludable que debe incluir:

  • Ejercicio físico: El experto recomienda hacer ejercicio al menos 150 minutos semanales divididos de forma regular (30-40 minutos de ejercicio la mayoría de los días, aunque no todos), de manera que no se esté más de dos días sin practicar deporte. Además, Jódar recomienda practicar preferentemente, aunque no de forma exclusiva, ejercicio aeróbico.
  • Buena alimentación: El especialista destaca la importancia de seguir una dieta adecuada en calorías, para evitar la ganancia progresiva de peso que pueda conducir a la obesidad. Sin embargo, Jódar advierte del riesgo de reducir las calorías en exceso y afirma que “los expertos ya no recomendamos las dietas que impliquen una reducción drástica de calorías, porque son un disparate y tienen mucho riesgo de efecto rebote; sino que más bien hablamos de modificación de hábitos, de hacer mejores elecciones y preparar los alimentos de forma adecuada”. El especialista recomienda incluir en la dieta verduras de hoja ancha, ensaladas, hortalizas y tomar carbohidratos complejos (presentes en el pan integral, la pasta y el arroz) en lugar de simples.

Para Jódar, “la inmensa mayoría de los años perdidos en la humanidad no se deben a factores genéticos o ambientales, sino a malos hábitos de vida”; el experto sentencia que “simplemente con aumentar el ejercicio físico, reducir un poco la ingesta y conseguir muy modestas reducciones de peso, entre un cinco y un siete por ciento, se puede reducir enormemente el riesgo de que aparezca diabetes”.

{ Comments on this entry are closed }

Nos trasladamos a http://diabetes-7.blogspot.mx/

by diabetes diabetis on 23/08/2015

in Diabetes

 

Nos trasladamos a http://diabetes-7.blogspot.mx/

.

{ Comments on this entry are closed }


Alteración mental, complicación grave de diabetes: IMSS

El descontrol de la glucosa puede dañar o matar la célula nerviosa, donde se tiene la capacidad de guardar los recuerdos. Pérdida de memoria, embolia o infarto cerebral las consecuencias.

Puebla, Puebla.- De no atenderse, la diabetes puede generar complicaciones graves como hipertensión, hiperlipidemia (exceso de grasa en la sangre), dificultades en riñones, obesidad. En casos avanzados, provoca deterioro mental que se manifiesta en pérdida parcial de la memoria, y en algunos casos puede provocar embolia o infarto cerebral.

La insulina producida por el organismo, es un factor importante en este daño mental, ya que hace que el azúcar o glucosa que se encuentra a nivel de circulación pase al interior de las células para que pueda ser aprovechada por éstas y convertirla en energía para posteriormente utilizarla, indicó el doctor Salvador González Arzate, endocrinólogo del Hospital de Especialidades “San José” del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Puebla.

Explicó que cuando la célula no tiene esa energía, como puede ocurrir en los pacientes con diabetes, provoca problemas en la memoria.

Otro factor de riesgo es tomar medicamentos que disminuyan los niveles de insulina, pues cuando estos niveles se encuentran por debajo de los parámetros normales, además de hiperglucemia, también se pueden presentar alteraciones en la memoria.

De igual manera, un nivel alto de glucosa puede condicionar disfunción en la célula nerviosa. Por ello, se debe tener en cuenta que un descontrol de la glucosa tiene el potencial de dañar o matar esta célula que es precisamente la encargada de guardar los recuerdos.

El especialista mencionó que las personas diabéticas son más propensas a los fenómenos de aterotrombosis, es decir que se tapen las arterias provocando muerte celular o infarto cerebral.

En ocasiones, estos infartos pueden pasar desapercibidos cuando ocurren a bajos niveles y las neuronas que mueren no representan una cantidad importante. No obstante, en otras ocasiones los infartos cerebrales pueden provocar la muerte.

El doctor González Arzate explicó que una falla celular en personas diabéticas ocurre a edades mucho más tempranas que en la población normal. Asimismo, el alzheimer se hace más frecuente en las personas con diabetes.

Finalmente, apuntó que el mejor tratamiento para prevenir complicaciones graves en los pacientes diabéticos debe incluir una dieta adecuada, ejercicio, un estricto control de los niveles de glucosa en sangre y acudir periódicamente con el especialista a pesar de no apreciar síntomas.

 

 

{ Comments on this entry are closed }

 

Una cuarta parte de las personas con diabetes pueden desarrollar pie diabético

*  De los 10 millones de personas con diabetes que existen en nuestro país,  una cuarta parte de ellos tienen el riesgo de presentar una lesión crónica conocida como pie diabético, la cual de no atenderse de forma adecuada y oportuna puede traer complicaciones graves como la amputación.

José Contreras Ruiz, Coordinador de la Clínica de Heridas y Estomas del Hospital General “Dr. Manuel Gea González”, informó que ante el aumento de la esperanza de vida de la población y de las enfermedades crónicas como la diabetes era necesario contar con una unidad médica especializada para atender esta patología que se ubica como la segunda causa de consulta en esta clínica.

Indicó que nueva unidad médica además de atender el pie diabético también trata ulceras por presión arterial y venosa, escaras del encamado y estomas, este último es un procedimientos quirúrgico cuyo objetivo es crear una comunicación artificial entre dos órganos o una víscera a través de la pared abdominal, para conducir al exterior los desechos orgánicos, materia fecal o secreciones del organismo.

Precisó que antes de que se contará con este servicio los pacientes permanecían hospitalizados por varios días, dependiendo la complicación de la herida, sin embargo, ahora se manejan de forma ambulatoria y de manera interdisciplinaria.

Explicó que los pacientes ostomizados sufren un cambio radical en su forma de vida, por lo que deben de recibir ciertas indicaciones sobre sus cuidados. Cada semana atienden aproximadamente 15 pacientes con este tipo de intervención quirúrgica.

Al abordar el tratamiento del pie diabético señaló que este síndrome se deriva del incremento del azúcar en la sangre, lo que provoca que las proteínas del corriente sanguíneo cambien su conformación y generan daño al organismo.

En el caso de los pies, comentó lo primero que afecta son los nervios, lo que se conoce como neuropatía, esta alteración provoca que la persona no sienta las extremidades inferiores, ni las manos, además de un daño vascular y del sistema inmunológico.

Lo anterior se traduce en un pie sin sensibilidad, con deficiente circulación sanguínea,  lo que facilita que se presenten heridas que pasan desapercibidas por paciente.

“Los personas diabéticas que no tienen un buen control de la enfermedad, normalmente no sienten cuando se lastiman, estás lesiones se pueden presentar por el simple rose del zapato, por cortarse de forma inadecuada las uñas, cayos o juanetes, que no son tratadas de forma adecuada y se infectan”, enfatizó.

El especialita mencionó que una de las medidas más efectivas para evitar este tipo de lesiones es tener un adecuado control de la enfermedad, aunado a el uso de un calzado especializado.

Asimismo, recomendó que las personas diabéticas revisen sus pies todos los días por la mañana y noche, para ver que no haya ampollas, zonas de enrojecimiento, ni callosidades y el corte de unas debe estar a cargo de un profesionista o en su defecto sólo limarlas.

Puntualizó que una lesión en los pies de un diabético se cataloga como una emergencia médica, de ahí que debe ser atendida de forma inmediata por un especialista, ya que de no ser así, corre el riesgo de que se tenga que practicar una amputación, donde no sólo se pierde el miembro inferior, sino que también pone en peligro la vida del paciente.

Para la atención especializada de cualquier lesión de este tipo, dijo pueden acudir a esta clínica, que cuenta con los tratamientos de avanzada como son: a base factor de crecimiento derivado de plaquetas, factor de crecimiento epidérmico, desbridamiento con larva terapia y terapia húmeda.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

Una vacuna contra la diabetes tipo 1 ya se está probando en humanos

Luz verde a la fase clínica 2 para la vacuna contra la diabetes tipo 1. Una esperanzadora noticia para los más de 260 millones de pacientes que sufren una de las 10 principales causas de muerte por enfermedad.

hipertextual.com

La diabetes mellitus es una de las enfermedades más común entre los seres humanos. Afecta a más de 260 millones de personas y es considerada por la OMS como una de las diez principales causas de muerte por enfermedad. Aunque gracias a los avances médicos, los pacientes pueden llevar una vida normal, hay quién mira más allá. ¿Y si pudiéramos desarrollar una vacuna para la diabetes que redujese los efectos a 0? Al menos en cuanto a diabetes tipo 1 se refiere. Pues bien, parece que los resultados hablan por sí solos, y es que la FDA americana ya ha dado luz verde a la fase clínica dos, lo que quiere decir que está a un solo paso de que pueda llegar a todo el mundo.

BCG, una vacuna para la diabetes, el cáncer, la tuberculosis…

La Bacillus Camlmette-Guérin, o más conocida como BCG, es en realidad una vacuna descubierta en el prestigioso instituto Pasteur allá por los años 20 del siglo pasado. Se diseñó para combatir la tuberculosis con un extracto atenuado de M. bovis, una micobacteria capaz de producir la tuberculina, que es la toxina protagonista de la tuberculosis. ¿Y qué tiene que ver la tuberculosis con la diabetes? Los investigadores se dieron cuenta hace tiempo de que la BCG no solo ayuda a inmunizar de la tuberculosis sino que, además, es capaz de ayudar en otras enfermedades debido a su acción sobre el sistema inmune. Por ejemplo, también se utiliza para tratar (más bien prevenir) el cáncer de próstata. En concreto, con la vacuna para la diabetes, lo que hace es elevar una sustancia llamada Factor de Necrosis Tumoral (o TNF, por sus siglas inglesas). Este “controla” la aparición de linfocitos, células propias de nuestro sistema inmune, que en la diabetes tipo 1 funcionan erróneamente y provocan la enfermedad al atacar a las células ß del páncreas. Al descender este ataque autoinmune, el páncreas puede recuperar parte de su función generando insulina.

La investigación, que ya lleva más de una década de desarrollo, ha conseguido relacionar satisfactoriamente su aplicación con una reducción de los efectos en humanos y ratones. El siguiente paso, en la fase clínica 2, la vacuna será probada en un grupo mayor de personas, unas 150, y con más asiduidad. Esto tiene como finalidad el conocer mejor la dosis médica necesaria y comprobar que la vacuna para la diabetes no tiene ningún efecto adverso no previsto. Como recordaréis, ya os explicamos cómo funcionan las fases clínicas de estudio de un medicamento. La de esta vacuna tardará en ser testada unos 5 años más, tras lo cual pasaría a fase clínica 3 y se probaría en miles de personas como un tratamiento normal. Si todo fuese bien, en unos pocos años miles de pacientes de diabetes podrían beneficiarse de este tratamiento. En unos pocos más, la diabetes mellitus 1 sería solo un recuerdo puntual en nuestra historia médica.

Diabetes tipo 1 y tipo 2

Como explicábamos, esta vacuna para la diabetes solo afecta al tipo 1. La diabetes mellitus es un problema por el cual la insulina no puede hacer su trabajo. La insulina es una de las hormonas más importantes de nuestro metabolismo, encargándose de muchas funciones, pero principalmente en el control de los niveles de azúcar en nuestro cuerpo. Si este es muy alto puede desajustar varios mecanismos, provocar que nuestro riñón no pare de funcionar o incluso que no lleguen adecuadamente los nutrientes a las células. La diferencia entre la diabetes tipo 1 y la tipo 2 es, básicamente, que la tipo 1 tiene normalmente un origen autoinmune. Esto quiere decir que las células encargadas de defender nuestro cuerpo, como los linfocitos, atacan por error a nuestros propios productores de insulina, las células ß del páncreas. También pueden existir otras razones, pero en definitiva, en la diabetes tipo 1 lo que tenemos es la imposibilidad de producir insulina. Por el contrario, la diabetes tipo 2 está provocada por una “resistencia” a la insulina. Es decir, la insulina, por la razón que sea, no es todo lo efectiva que debería ser.

O bien no conseguimos producir la suficiente. Existen también otros tipos de diabetes, como la gestacional o la autoinmune latente en adultos. Esto demuestra la grandísima importancia que tiene la diabetes en nuestra vida. La vacuna para la diabetes actúa sobre la tipo 1 ya que regula al sistema inmunológico para que no destruya nuestras propias células, provocando la enfermedad. La diabetes mellitus tipo 1 es la más agresiva ya que los pacientes depende por completo de la administración de insulina externa. Sin embargo, solo 1 de cada 20 pacientes de diabetes son de tipo 1. Esto quiere decir que millones afectados no se podrán beneficiar de la vacuna para la diabetes que han desarrollado estos investigadores, ya que el mecanismo de la enfermedad no es el mismo. Al menos, la aplicación de esta vacuna servirá no solo para ayudar a parte de los afectados, que son muchísimos, sino para entender mejor algunos mecanismos que, quién sabe si no nos dan las llaves que necesitamos para seguir solucionando la enfermedad. En cualquier caso, parece que la vacuna va viento en popa, una noticia excepcionalmente positiva y de la que esperamos tener buenas noticias muy pronto.

{ Comments on this entry are closed }

Productos Herbalife en Chile

by diabetes diabetis on 15/06/2015

in Herbalife

Herbalife: Batido Nutricional Proteina Herbalife Chile

Productos Herbalife Chile

Click aqui para mas informacion o para hacer su pedido de Productos Herbalife Chile

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas